La mutilación anual de los árboles urbanos

Publicado por

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es dsc00163.jpg

Lena Pettersson

Esto, aunque no lo parece, es un olmo. Un olmo que como todos los años ha sido mutilado, y que por eso probablemente morirá pronto, sin haber tenido la oportunidad de desarrollar su potencial de árbol grande y hermoso que pueda dar sombra, servir de refugio a pájaros y de diálogo entre tierra y cielo.

Está en Navaluenga, el pueblo más cercano de donde vivo. Al verlo me ha resultado aún más dificil que normalmente el decir “mi” pueblo.

Pero estas mutilaciones se hacen también en otros pueblos, aunque no sé si igual de brutales.

En el blog “Jardines sin fronteras” se explican los beneficios de una poda correcta de árboles urbanos:

“Los métodos de poda que promueven una estructura de árbol sólida ayudan a los árboles a resistir las caídas, proporcionan espacio y mejoran la estética, al tiempo que promueven una larga vida útil. Desde la formación de árboles jóvenes hasta el manejo de árboles maduros, la poda estructural para guiar y administrar la arquitectura del árbol debe ser el objetivo principal cada vez que se poda un árbol. Un árbol bien estructurado es estéticamente agradable, conserva la corona a medida que crece y es de larga duración. La mala arquitectura de los árboles puede ser costosa, lo que lleva a la caída y la eliminación temprana de los árboles. Cuando se realiza incorrectamente, la poda puede dañar la salud, la estabilidad y la apariencia del árbol y empeorar las cosas…”

En cuanto a la “dosis de poda” -la proporción de ramas eliminadas- se dice lo siguiente:

Dosis de poda
La dosis de poda es la cantidad estimada de follaje o brotes eliminados durante la poda en comparación con la cantidad total en el árbol antes de la poda. El ANSI A300 Parte 1, Estándar de poda recomienda una dosis de poda de menos del 25% en cualquier tratamiento de poda; sin embargo, esto representa un promedio de árboles en todas las edades y salud. Los árboles más sanos y jóvenes toleran mayores cantidades de remoción de ramas vivas que los árboles maduros o insalubres. Se pueden aplicar dosis mayores a ciertas ramas o secciones de la corona para mejorar la estructura o por otras razones. Por ejemplo, alrededor del 60% del follaje y las yemas de un árbol de mediana edad se pueden eliminar de un tallo codominante grande para subordinarlo; otras partes del árbol se pueden reducir ligeramente para equilibrar mecánicamente el árbol o mejorar la estética….”

Lo que se ha hecho aquí, no merece siquiera el nombre de “poda”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s