Monterías

Publicado por

2013-02-10 (26)

Lena Pettersson

Hace una semana, el sábado 11 de enero, hubo montería en Navaluenga, en el coto AV-10884, del Club Deportivo de Caza La Lobera.

Este coto fue constituído hace dos años basándose en documentación falsa, algo que por lo que me cuentan debe de ser bastante habitual. Su presidente aseguró que la finalidad del coto era asegurarse de que “la gestión de la población cinegética del municipio de Navaluenga recae sobre una asociación del pueblo con una media de 40 socios y no permite la explotación masiva de la caza por parte de intereses particulares”y que les “preocupa especialmente la convivencia con las personas no cazadoras que pretenden disfrutar del monte sin encontrarse en situaciones comprometidas con cazadores…”

https://plazuelanavaluenga.blogspot.com/2017/10/funcionamiento-de-la-asociacion.html

Además me aseguró que en este coto no se organizaban monterías.

En las monterías en el sur y centro de España, según se explica en Wikipedia, “se abaten generalmente jabalíes y ciervos, aunque también otras especies como el gamo y el muflón. En un monte o mancha de varios cientos de hectáreas se dispone una serie de armadas, o líneas de puestos con cazadores, que rodean y cubren el terreno. (…) Desde un extremo determinado, o desde más de uno, se procede a la suelta de las rehalas que, conducidas por sus respectivos perreros, batirán la mancha en diversas direcciones con el objeto último de que las piezas de caza en su huida traten de atravesar las líneas de cazadores…”

2014-02-14Es decir, los cazadores TOMAN el campo completamente, causando lo que debe ser un tremendo estrés para toda la fauna, e negando a todos los no-cazadores su derecho a disfrutar de los caminos, montes y prados de los cientos de hectáreas en las que se “celebra” la montería.

A mediodía ese sábado, cuando ya empezaba a estar un poco templado el ambiente después de los 10 grados bajo cero que había marcado el termómetro por la mañana, yo había salido con mi perro a dar un paseo por el campo cerca de mi casa. Después de andar algún kilómetro, oí ladridos, algún disparo, y alguien dando voces, y decidí elegir otro camino que él que había pensado.

Pasando por un prado junto a la garganta, dos personas me llamaron para decirme que había montería.

¿Montería? ¿Aquí?”, me sorprendí.

Sí, está señalizado en el camino”, me respondieron.

Yo mascullé algo de que pensaba que aquí no se hacían monterías, que por donde yo había venido no había ningún cartel, que yo tenía una finca allí, y que además el coto estaba constituído basándose en documentación falsa.

Pero luego, claro, tuve que darme la vuelta para salir de allí y volverme a casa lo más rápido posible.

Al llegar a casa, encendí el ordenador y tecleé “Navaluenga montería 11 enero” en el buscador, y ví esto:

Captura de pantalla de 2020-01-11 16-31-58 (copia)

No sé cuánto se ha cobrado por cada puesto; supongo que el anuncio ya había sido eliminado, porque al hacer clic sólo se llegaba a la página de milanuncios. Pero parece que las monterías mueven bastante dinero.

Como conté en varias entradas en mi blog Plazuelanavaluenga hace dos años, este coto de más de 3.000 hectáreas fue constituído basándose en un documento donde el presidente del club de caza certificaba que los dueños de las 5000 fincas en cuestión habíamos cedido expresamente los derechos cinegéticos, hasta el año 2026.

La realidad era que la mayoría no sabíamos nada del coto. Nadie nos había pedido que cediéramos los derechos.

Incluso había un personaje misterioso, que no se sabe si existe, que figuraba como propietario de polígonos enteros – polígonos donde gente a que conozco tienen sus fincas.

También figuraba como propietario de la finca donde vivo, que tengo escriturada y registrada desde hace ya 9 años.

Sin embargo, la persona con la que hablé en el Servicio Territorial de la Junta en Ávila (tuve que ir a Ávila, porque en el Ayuntamiento de Navaluenga sólo había un muy escueto anuncio), no daba importancia a eso, y me decía que lo único que podíamos hacer era rellenar un modelo diciendo que no habíamos cedido los derechos y solicitar que se excluyeran nuestras fincas.

Lo hicimos, yo y todos los dueños de fincas que conocía y que tenía tiempo de contactar en el breve plazo que había.

Deberíamos haber protestado de forma mucho más contundente, pero por ignorancia cometemos muchas veces el error de hacer lo que nos dicen. Luego vamos aprendiendo poco a poco a desconfiar.

Se constituyó el coto, y siete vecinos presentamos un recurso de alzada, solicitando que se anulara el coto ya que se basaba en documentación falsa y que según el Decreto 83/1998, art. 18.4:

La falsedad en la citada declaración o certificación, atribuyéndose indebidamente los derechos cinegéticos, dará lugar a la anulación del acotado, en el momento en que recaiga Sentencia Judicial firme en tal sentido, y sin perjuicio de las responsabilidades penales y administrativas que pudieran derivarse.

Un año y medio más tarde recibimos la respuesta  firmada por el Director General de Medio Natural de la Junta de Castilla y León. Nos comunicaba que se había desestimado nuestro recurso, ya que consideraban que la constitución del coto estaba “ajustada al derecho”.

A pesar de que habíamos declarado que ni habíamos sido informados ni nadie nos había pedido que cediéramos los derechos cinegéticos, la Resolución decía que “los propietarios de los terrenos no están obligados a ceder los derechos cinegéticos por escrito. Puede existir un contrato verbal de cesión de esos derechos entre el solicitante y los propietarios de los terrenos.” Y se quedaba tan pancho.

Es pantanosa la comunicación con la Junta, por decir lo menos.

A nivel personal también he presentado una queja al Procurador del Común (el Defensor del Pueblo en Castilla y León). Ha pasado casi un año; me dicen que está tardando la resolución debido a la gran cantidad de documentos que la Junta les ha enviado y que han tenido que estudiar.

Yo creo que la táctica de la Junta es marear, cansar y camuflar.

Cuando he hablado con vecinos que tienen fincas en el coto, en general no saben nada. Piensan que en su finca no entra nadie sin su permiso; no se dan cuenta hasta qué punto los políticos y jefes de la administración en CyL entregan el campo a los cazadores, tanto cuando están respaldados por la ley como cuando no.

Por su parte, la mayoría de los cazadores (hay excepciones) ven normal la forma como se ha constituído el coto. “Hay tantos propietarios, era imposible preguntar a todos, han preguntado a la gente que conocían”, me dicen. “¿Qué más te da? Sólo te vas a buscar problemas. Si uno tiene que cumplir todas las leyes no hay quien viva…”. Lo que significa una actitud muy cómoda cuando uno es el beneficiado, y otros los perjudicados.

Sin embargo, las personas que no cazamos, que no somos del PP (o de otro partido que gobierne en determinado lugar), que no tenemos contactos entre la gente del poder, nosotras sí tenemos que cumplir las leyes.

Como subrayaba Ecologistas en Acción en un informe de enero 2017, este acaparamiento del campo por parte de los cazadores – que constituyen menos del 2% de la población de España- condicionan y limitan las actividades de todas las personas que preferimos disfrutar de la naturaleza simplemente andando, o haciendo ciclicmo, escalando, haciendo fotos, mirando aves y plantas, etc.

informe-impacto-caza

2011-02-02 (14)

2012-11-10 (32)

Las fotos son todas de Navaluenga, donde actualmente TODO el campo -excepto fincas sueltas- del municipio está cubierto por varios cotos de caza.

3 comentarios

  1. Viertes acusaciones falsas totalmente en este blog, muchos propietarios de fincas del pueblo sacamos nuestras fincas del coto sin ningún problema y nunca hemos tenido problemas con cazadores. No conozco a nadie del pueblo que haya tenido problemas con la caza y si a muchos que nos destrozan los árboles los corzos y ciervos que cada día hay más. Seguid con esta guerra política que así os va, en vez de importaros el medio ambiente os fijáis en atacar a asociaciones vecinales con el fin de perjudicar al PP_PSOE para arrebañar alguna subvención de ecolojetas. Estamos deseando que aparezca un partido ecologista de verdad y no engañabobos anticaza.

    Me gusta

  2. Canislupus, explícate¿Cuáles serían estas “acusaciones falsas” que según tú he vertido en esta entrada? Cuento lo que ha pasado en la constitución de este coto concreto (aunque sí me aventuro de sugerir que no es un caso aislado…), un caso que conozco y que me afecta directamente.

    Para acusaciones infundadas, en este caso hacia los ecologistas me parece tu comentario un buen ejemplo.

    Nunca he negado que se pueda sacar una finca de un coto, ni que haya personas que prefieran que los cazadores limiten el número de corzos y jabalíes en su zona, ni que a mucha gente simplemente les da igual esta cuestión.

    Por si no lo conoces, la Ley de Caza de CyL establece que para constituir un coto, los derechos cinegéticos tienen que haber sido cedidos EXPRESAMENTE por los propietarios de las fincas de al menos el 75% de la superficie solicitado para el coto. Para el 25% restante, se denominan “fincas enclavadas”, y allí es al revés: si los dueños no dicen nada, se supone que ceden los derechos.

    En el caso de este coto no había fincas enclavadas.

    Si hay un documento que afirma que yo y personas que conozco hemos cedido los derechos, cuando ni se nos ha preguntado, ¿cómo se podría considerar eso más que como mentira y falsedad?

    …Curiosa esta noción que para ser ecologista y amante de campo “de verdad” haya que salir al monte con un rifle.

    Lena

    Me gusta

  3. En mi pueblo hay un coto de caza en el monte público. Pero a veces hacen pequeñas monterías que llaman “ganchos” en zonas con fincas privadas. Desconozco si tienen permisos para esto o en qué consisten.
    Una vez, estaba en mi finca, mientras que en la ladera al otro lado del río estaban disparando a jabalíes. Estaba lloviznando y había niebla. Era imposible que me viesen. Sentí verdadero miedo. Es la caza la actividad que puede ocasionar una muerte no deseada, así que, es la CAZA la que debe restringirse en el caso de que solape en tiempo y lugar con otra actividad. Estaba cogiendo castañas en MI finca. Que me expliquen por qué tengo que exponerme a un riesgo innecesario cuando me estoy ganando el pan en MI finca.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s